Zapata tuvo dos posibilidades de abrir el marcador para su equipo, al minuto 24 del primer tiempo. Un compañero suyo remató al vertical derecho del arco de la Lazio, el rebote le quedó a Duván frente al arco, pero este no definió rápido y un defensor rival le quitó el balón. Sin embargo, segundos después, tras un borbollón en el área, Zapata pudo anotar de cabeza, pero su remate se fue desviado.

La final de la Copa Italia se definió en los últimos diez minutos. El equipo de la capital abrió el marcador al minuto 82 gracias a su volante Sergej Milinkovic-Savic. Después de la anotación de la Lazio y, de forma inesperada, el entrenador de Atalanta decidió sacar del partido a Duván Zapata al minuto 84.

Esa sustitución no le sirvió en nada al equipo del colombiano. Al minuto 90, Joaquín Correa marcó el 2-0 definitivo para la Lazio.

De esta manera, Duván se quedó con las ganas de lograr el segundo título en toda la historia del Atalanta. El único título del club de Bergamo es la Copa Italia de 1963.

Ahora Zapata y sus compañeros deberán concentrarse en el gran objetivo que les espera, a falta de dos fechas para el final de la liga italiana: clasificar a la próxima edición de la Champions League y participar en el torneo de clubes más importante del mundo por primera vez en la historia.

El Atalanta está en el cuarto lugar de la tabla de posiciones, justamente el que otorga el último cupo.