Andy Yaffa, abogado de la familia, señaló que miembros mayores del equipo entraron en la habitación de los menores y “sodomizaron” al joven, de 14 años, al parecer como parte de una especie de “ritual de novatada”, en el hotel reservado por el equipo en la capital antioqueña.

La demanda señala que los “perpetradores llevaron a (la víctima) a la habitación del hotel y lo tiraron boca abajo en la cama. Varios de los acusados perpetradores montaron guardia mientras otros restringieron (a la víctima), lo agredieron y lo sodomizaron”.

La vida del joven futbolista fue alterada “para siempre”, según su abogado, que detalló que enfrenta dolores de cabeza, náuseas, insomnio, fobias y pesadillas continuas.

Yaffa dijo al canal 7 News de Miami que el adolescente y sus compañeros de habitación alertaron al entrenador sobre el asalto sexual, pero que éste se limitó a enviar a los acusados a casa sin acudir a las autoridades.

Los agresores, de entre 15 y 20 años, enfrentan una demanda por el abuso sexual, mientras el equipo del sur de Florida responderá una demanda civil por falta de “supervisión y protección”.

Yaffa subrayó que no se trata de un caso aislado y que el equipo estaba a cargo del viaje a Colombia, celebrado en enero pasado como parte de la celebración de un torneo de fútbol. Por su parte, el equipo señaló que se trata de una acción “injustificada”.

El Weston FC aseguró que “suspendió de inmediato a todos los jugadores que supuestamente estuvieron involucrados e inmediatamente presentó un informe al Centro para el Deporte Seguro de Estados Unidos.

“Weston FC tiene una política de tolerancia cero para los comportamientos antideportivos como el acoso, la intimidación o la violencia de cualquier tipo”, señaló el equipo en un comunicado.

Manifestó que desconoce de conducta sexual indebida o novatadas pasadas dentro del Weston FC y que “continuará apoyando y simpatizando con la presunta víctima y su familia, pero defenderá vigorosamente esta acción injustificada contra el club”.