Esto después de que un juez federal en Los Ángeles desestimara este viernes la demanda del equipo de fútbol femenino de Estados Unidos con la que esperaban obtener un salario igual al de los hombres.

El juez R. Gary Klausner, encargado del caso, dijo, en parte, que las mujeres optaron por un pago que pesaba más que los bonos de rendimiento fijo, lo que complicaba las comparaciones con la forma en que se pagaba a los hombres.

La US Soccer había dicho con anterioridad que a las mujeres se les paga de manera diferente porque “específicamente solicitaron y negociaron un contrato completamente diferente al del equipo nacional masculino, a pesar de que se les ofreció y rechazaron un acuerdo similar de pago por partido durante las negociaciones pasadas”.

Molly Levinson, portavoz de las campeonas defensores de la Copa Mundial, adelantó que las demandantes apelarán el fallo del juez. En un comunicado, se manifestaron “conmocionadas y decepcionadas con la decisión”, pero dijeron que no renunciarán “a nuestro arduo trabajo por obtener igualdad salarial”.

“Confiamos en nuestro caso y nos mantenemos firmes en nuestro compromiso de garantizar que las niñas y mujeres que practican este deporte no sean valoradas como menores sólo por su género. Apelaremos y seguiremos adelante”, agregó.

La demanda enfrentó a las jugadoras contra la Federación de Fútbol de Estados Unidos, debido a que las integrantes del equipo nacional solicitaron más de 66 millones de dólares en daños como parte de su reclamación por discriminación de género.