Por ello, Bayern Múnich anunció el miércoles por la noche haber impuesto una multa, sin precisar el monto, al futbolista por infringir las reglas de confinamiento por el COVID-19.

Además, Boateng, de 31 años y campeón del mundo en 2014, tuvo un accidente en su carro sin importancia, según la cadena de televisión local TVO.

“Con dicha salida de su lugar de residencia Boateng actuó en contra de las directrices del club, que regulan el comportamiento de los jugadores del club en el marco de la actual situación de acuerdo con las restricciones de movilidad establecidas por el estado de Baviera y las recomendaciones de las autoridades sanitarias”, justificó la entidad.

El Bayern considera que debe ser un ejemplo para la sociedad. Consecuentemente, a raíz de esta infracción el club ha decidido multar a Boateng. El importe será donado a los hospitales de Múnich”, añadió la entidad.

“Sé que fue un error no informar al club de mi desplazamiento, pero en ese momento solo tenía en la cabeza a mi hijo”, se justificó el futbolista en el diario Bild.

No se encontraba bien. Si un hijo llama a su padre, por supuesto que voy, sea a la hora que sea”, añadió.