El presentador Juan Carlos Giraldo contó en La Red que la esposa de Jair se levantó de su silla y empezó a gritar que le habían cogido el teléfono. “¡Cójanlo!”, dijo ella, como si se tratara de un ladrón.

En ese momento, indicó Giraldo, el futbolista comenzó a lanzar el celular contra un muro del establecimiento hasta destrozarlo. Debido al bochornoso espectáculo, personal de seguridad del centro comercial tuvo que intervenir.

De acuerdo con el presentador, la Policía también llegó al lugar y trasladó al jugador hasta una URI. Antes de que pudieran interrogar a ‘La cuchilla’, un abogado del futbolista se presentó y conversó con los oficiales.

Gracias a esa mediación, Jair pudo irse tranquilo a la casa. Al futbolista no le abrieron un proceso judicial porque su esposa no denunció nada.

Este es el informe completo de La Red: