Egan Bernal ofreció una rueda de prensa 24 horas antes del inicio del Tour de Francia y en su diálogo con los medios de comunicación reconoció que los dolores de espalda que hicieron que se retirara del pasado Critérium del Dauphiné todavía están presentes, aunque con una intensidad menor, lo que le da esperanza para lo que viene.

Todavía tengo un poco de dolor en la espalda para ser honesto. En el Dauphiné el dolor era muy fuerte, pero en estos días estoy mejorando”, declaró el campeón defensor de la carrera, despejando las dudas que había sobre su condición física para afrontar la competencia.

Más allá de que aún no esté recuperado del todo, Bernal se mostró optimista para lo que viene. “Me siento mejor y espero durante todo el Tour seguir trabajando duro en la espalda, tratando de recuperarme, especialmente durante la última semana”, agregó el zipaquireño de 23 años.

El líder del Ineos vio con buenos ojos que en esta edición haya otro equipo fuerte capaz de asumir las responsabilidades de la carrera, como lo es ahora el Jumbo Visma, que tiene a dos candidatos al título (Primoz Roglic y Tom Dumoulin), además de una nómina de gregarios de lujo.

Egan quedó como líder absoluto de su equipo luego de que la formación británica no incluyera a Chris Froome y Geraint Thomas dentro de la selección de ocho corredores para el Tour. El colombiano parte como el favorito al título junto a Roglic, quien dominó las carreras preparatorias de agosto, pero que tampoco llega en su mejor forma a la ‘Grande Boucle’ porque no se ha recuperado del todo de la caída que sufrió en el Dauphiné.