Rapinoe dijo que rechazaría una invitación de Trump a la Casa Blanca. “No iré a la jodida (‘fucking’) Casa Blanca”, dijo en un video de la revista Eight by Eight. La capitana de la selección estadounidense es la última de varias estrellas deportivas de alto perfil que se han peleado con el presidente republicano.

El presidente Donald Trump le respondió este miércoles a la estrella de fútbol femenino estadounidense pidiéndole que no “falte el respeto” al país.

“Megan nunca debería faltar el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por su equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas“, tuiteó.

En la misma serie de tuits mayormente dedicados a Rapinoe, Trump anunció su invitación al equipo nacional de fútbol femenino a la Casa Blanca, del que dijo ser “un gran fanático”.  Sin embargo, sobre Rapinoe dijo que “¡debería GANAR antes de HABLAR!”. “¡Termina el trabajo!”, remató el mandatario.

El equipo que defiende en Francia el título de campeón mundial ha barrido a todos sus rivales hasta el momento en el Mundial femenino, y se enfrentará el viernes al anfitrión en cuartos de final. Un encuentro que Rapinoe espera que sea “salvaje y loco”.

La visita a la Casa Blanca ha sido una larga tradición para deportistas y equipos exitosos, pero esa costumbre se ha plagado de controversias durante la presidencia de Trump.