Los restos del legendario exfutbolista fueron inhumados este jueves al noroccidente de la Capital Federal argentina, en la provincia de Buenos Aires, cuando comenzaba a caer la noche, en un momento solemne que contrastó con el multitudinario y caótico velatorio previo.

Frente a la tumba, que quedó ubicada al lado de la de sus padres, los asistentes estallaron en aplausos, según imágenes registradas por drones y transmitidas por el canales argentinos:

El féretro llegó al cementerio privado cubierto por una bandera argentina después de que el cortejo fúnebre cruzara casi toda la ciudad proveniente de la Casa Rosada, donde se realizó un velatorio público por unas 11 horas, suspendido en medio de incidentes.

Maradona falleció el miércoles a los 60 años de un paro cardíaco.