Fue en 2005 cuando condujo lo que algunos medios consideran uno de los mejores shows de televisión en Argentina y cualquier día decidió que se invitaría y entrevistaría en su programa, producido por su primera esposa Claudia Villafañe, pese a que estaban separados.

En la pantalla apareció de un lado vestido de traje como el conductor y en el otro apareció en jean y camiseta, mucho más espontáneo. Sucedió hace 15 años y en ese entonces, Maradona sorprendió hablando de su propio funeral en un emotivo diálogo con sí mismo.

– Maradona 1: ¿Cómo ves a Maradona en la vejez?

– Maradona 2: Yo me veo como abuelo. […] Yendo a ver a Boca, yendo de viejo y disfrutar de mis nietos. No puedo soñar envejecer con Claudia porque no tengo ninguna posibilidad, pero envejecer con mis nietos ya sería tener una muerte tranquila.

– M. 1: si tuvieras que decirle unas palabras en el cementerio a Maradona, ¿qué le dirías?

– M. 2: Jaja, ¿qué le diría? ¿Y vos me preguntás eso a mí?

– M. 1: sacaste vos el tema, yo no hablé de la muerte.

– M. 2: gracias por haber jugado al fútbol. Es el deporte que me dio más alegría, más libertad, es como tocar el cielo con las manos. Gracias a la pelota. Sí, pondría una lápida: “Gracias a la pelota”.

Luego, dejó tiempo para hablar de su exesposa. Claudia Villafañe fue su novia de juventud con la que contrajo matrimonio el 7 de noviembre de 1989 y tuvo dos hijas Dalma y Giannina. 14 años de matrimonio después, se divorciaron y no en los mejores términos, pues tuvieron muchas disputas legales.

Así continuó ese diálogo:

– M. 1: ¿y qué te gustaría que diga Claudia en ese despedida?

– M. 2: aunque estés muerto, te sigo amando.

– M. 1:  ¿y qué te gustaría que digan tus hijas?

– M. 2: Te amamos. Nada más.

Ese fragmento culminó con aplausos. En 2006, ‘La Noche del 10’ ganó un premio como Mejor programa de Interés General, en Argentina.

Aquí puede escuchar la entrevista completa. Lo aquí citada está desde el minuto 5 de la segunda parte:

Diego Maradona murió sobre el mediodía de este miércoles 25 de noviembre en su casa de un exclusivo barrio de Tigre, provincia de Buenos Aires, luego de sufrir un paro cardiorespiratorio y sin aparentes signos de violencia o manos criminales, según la fiscalía de Argentina.

En vida, Maradona fue considerado como un ‘dios’ por muchos argentinos, luego de hacer parte de las selecciones que le dieron varios títulos a ese país.

En su carrera, ‘el Pelusa’ fue campeón del mundo con la Selección Argentina en 1986, subcampeón en 1990 y campeón del Mundial Juvenil en 1979, además de obtener la Copa Artemio Franchi de 1993.