La policía catalana entró en la mañana de este lunes a registrar las oficinas del Barcelona FC, situadas en el Camp Nou, buscando información del caso denominado como ‘Barçagate’.

En las diligencias previas, los Mossos d’Esquadra encontraron indicios de posible administración desleal y/o corrupción entre particulares.

Esta investigación judicial, que parte de una denuncia del grupo de opinión azulgrana ‘Dignitat Blaugrana’, se encuentra aún bajo secreto de sumario, que ha sido alargado seis veces por el juzgado de instrucción número 13 de la Audiencia de Barcelona. La última prórroga finaliza el 10 de marzo.

“Estamos haciendo un dispositivo en estos momentos con agentes del área de delitos económicos”, declaró un portavoz policial, sin dar detalles sobre el objetivo de la operación que, según numerosos medios españoles, estaría vinculada al escándalo del ‘Barçagate’.

La radio española Cadena Ser y otros medios locales aseguran que en la operación fue detenido el expresidente Josep Maria Bartomeu, dimitido en octubre, el consejero delegado Óscar Grau y otro directivo.

El ‘Barçagate’ es el caso en el que una empresa contratada por el FC Barcelona presuntamente habría llevado a cabo en las redes sociales una campaña de desprestigio de individuos y entidades no afines a la junta directiva de Josep Maria Bartomeu.

La directiva desmintió haberse hecho con los servicios de esta empresa para calumniar a las figuras del club en redes sociales, sino para mejorar la imagen del entonces presidente Bartomeu.

La investigación de la Cadena Ser demostró que el Barça había desembolsado un millón de euros en seis facturas distintas a la empresa I3 Ventures, de la que se desvinculó tras el escándalo.

El Barça no ha contratado nunca ningún servicio para desprestigiar a nadie. Es cierto que a finales de 2017, el Barça contrató un servicio de monitorización de diferentes áreas del club en redes sociales”, se defendió entonces Bartomeu.

La operación policial se produce a seis días de las elecciones a la presidencia del club previstas el domingo, en la que los socios (propietarios-aficionados del club) deben escoger entre Joan Laporta, expresidente entre 2003 y 2010, Victor Font y Toni Freixa.

Agentes del Área Central de Delitos Económicos de la División de Investigación Criminal de la policía autonómica catalana fueron los que desplegaron este lunes la operación, confirmó un portavoz de la policía regional de Cataluña.