En cuanto al diseño de la atípica carrera de este año, el pentacampeón del Tour de Francia dice, en entrevista con W Radio, que no ha sido para nada aburrido y que quienes así lo piensan es porque nunca se han subido a una bicicleta.

El también excampeón en repetidas ocasiones del Giro de Italia (3 veces) y la Vuelta a España (2 veces) dijo que la etapa de este jueves comienza a ser clave para los ataques en montaña, siendo las más duras durante la segunda semana de competencia las jornadas del viernes y el domingo.

“El verdadero Tour comienza mañana; lo que hemos visto durante estas primeras jornadas es a los líderes de los equipos, a los más fuertes, ubicándose en sus posiciones y empezando ya va a marcar la tendencia”, reza la traducción del periodista Juan Pablo Calvás.

En cuanto a la etapa clave para sacarle tiempo al esloveno Primoz Roglic, a quien también el francés le ve posibilidades de llevar la camiseta amarilla a París, dice que todos los premios de montaña son importantes.

El mejor pedalista francés de todos los tiempos también le ve posibilidades a Nairo Quintana, pero advierte que tiene que atacar para que ponga a sufrir no solo al líder Rogliz, sino al mismo Egan Bernal.

En este caso cabe mencionar la alianza entre líderes colombianos de los diferentes equipos que propuso Nairo Quintana, citado por Cycling Weekly, y secundado por Miguel Ángel ‘Supermán’ López, aunque no tan bien recibido por Egan Bernal, que le sacó en cara a Nairo no haberle dado una mano con el relevo en competencias anteriores.

Y de vuelta a Primoz Roglic, el pedalista Christopher Froome tiene una posición distinta a la de Hinault: “Tengo mis reservas sobre si Roglic logrará mantener su dominio durante toda la competencia, pues en otras grandes vueltas lo hemos visto ceder terreno hacia el final”, señaló el británico del Ineos Grenadiers en entrevista con la cadena ITV Sports.

Froome continúa su análisis: “Hay que mirar a Roglic en el Tour de l’Ain y el Crtiterium del Dauphiné, donde era insuperable, intocable”, y agrega que al esloveno se le ve un poco más “humano” en el Tour de Francia, pues no se le ha escapado a nadie y se muestra más conservador y estratégico.

“Con el enfoque conservador, Roglic podría llegar bien al final, pero mantengo el aliento y espero ese momento en que se le acabe el pico de forma”, puntualiza el compañero de equipo de Egan Bernal, que se quedó fuera del Tour de 2020 por bajo rendimiento.