Antes de que comenzara la etapa de este miércoles, Nairo Quintana dio un parte de tranquilidad sobre la caída que sufrió en la jornada pasada, que nadie vio en realidad pero que fue confirmada por su equipo horas después a través de un parte médico en el que se informó que tenía una “escoriación cutánea en el sacro, con hematoma de nalga izquierda”.

Tal cual como se pensaba, el boyacense confirmó que el golpe que se dio el martes no fue grave de cara a las etapas que vienen. “Ha sido una caída sin mucha importancia. Seguimos bien y en la lucha. Esperamos llegar bien para estos días de montaña que es importante”, declaró el líder del equipo Arkea para ESPN.

Esa fue la segunda caída del colombiano en este Tour de Francia ya que en la primera jornada también perdió el equilibrio de su bicicleta. Por fortuna para él ninguna de las dos fue de gravedad.

“Estamos bien, el cuerpo está recuperando de buena manera así que tenemos tranquilidad”, concluyó Nairo este miércoles.

Quintana superó con tranquilidad las dos primeras fracciones de la segunda semana del Tour, en las que había temor por la posible formación de abanicos en el pelotón. Por eso, el colombiano se mantiene en el quinto puesto de la clasificación general, a 32 segundos del líder Primoz Roglic.