La doble medallista olímpica venía teniendo un año impecable: en la Liga Diamante, el evento más importante del atletismo mundial, la antioqueña ganó las dos paradas de salto triple que disputó, mientras que en el salto largo ganó una parada y fue segunda en la otra.

Este martes hizo su debut en los Juegos Panamericanos con el salto largo, pero no le fue nada bien. Caterine Ibargüen concluyó en el quinto lugar con un registro de 6 metros y 54 centímetros.

La especialidad de Ibargüen es el salto triple, pero teniendo en cuenta que desde el año pasado está obteniendo logros muy importantes en el salto largo, el hecho de que ella no ganara medalla este martes no deja de ser bastante sorpresivo.

La revancha para Caterine podría llegar este domingo, cuando busque la medalla de oro en el salto triple, su prueba fuerte. Sin embargo, Ibargüen no la tendrá nada fácil porque su contrincante en ese propósito será la venezolana Yulimar Rojas, con quien protagonizan una fuerte rivalidad en los últimos años.