Además del trofeo y el vibrador, a las mujeres les regalaron “dos cajas de cera depilatoria y una lima eléctrica para eliminar las durezas de los pies”, informa El País de España, mientras que a los ganadores de la categoría masculina no les obsequiaron artículos de belleza… ni juguetes sexuales.

“Sentí sorpresa e indignación”, dijo Elisabet Sadó, citada por El País, que destaca que la deportista de 37 años ha sido profesional durante más de 15, y “ha sido número uno del mundo y 7 veces campeona de España”.

Las deportistas, que devengan un salario menor que el de sus colegas varones, presentaron una reclamación ante la Federación de Squash del Principado de Asturias, dos días después de recibir el ofensivo obsequio, en una gala que se realizó el 11 de mayo pasado en Las Vegas, EE. UU.

Por este hecho, 3 personas del Club Squash Oviedo, organizador del torneo en cuestión, presentaron su renuncia.

“Esto atenta contra la dignidad de las mujeres; el deporte es un instrumento que tiene que trabajar por la igualdad”, dijo Almudena Cueto, directora del Instituto Asturiano de la Mujer, citada por El País.

Según el diario español, el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte “contemplará por primera vez que los premios para hombres y mujeres deben ser iguales”.

Por su parte, Sadó reiteró a la BBC: “Nos sorprendió mucho, nos sorprendió mucho. Creemos que es muy sexista”.