La situación se presentó en la conferencia posterior a la derrota 2-3 de local en la tercera fecha del grupo H de la Copa Libertadores, resultado que dejó al conjunto antioqueño sin puntos en el fondo de la tabla.

En consecuencia, un periodista le preguntó a Bobadilla si pensaba renunciar teniendo en cuenta que esta era la primera vez que un club venezolano ganaba en Colombia por Libertadores, o que si estaba ilusionado con lograr los objetivos trazados.

Acto seguido, el estratega solo dijo “buenas noches”, dejó el micrófono sobre la mesa, se levantó y se fue con notable gesto de inconformidad, pues este era el último interrogante de la noche.

Ahora, Bobadilla deberá alistar a su plantel para recibir a Boca Juniors de Argentina el 24 de septiembre en la próxima jornada. Aunque este sábado 19 tendrá que visitar a Alianza Petrolera en el reinicio de la liga colombiana.

En video, la particular situación (desde el minuto 31:23):