“Un día me tocó ir hasta la finca del otro equipo de la ciudad. Allá estaba jugando el Cóndor (equipo filial de Santa Fe). Apenas llegué tuve problemas con los hinchas de Millonarios. Se armó tremenda pelea con la barra brava. Después de eso empezaron a llegar panfletos diciendo que me iban a matar”, detalló el exportero, en diálogo con el club rojo a través de un Instagram Live 

Admitió que ese fue el detonante para salir del equipo capitalino e irse a defender el arco del Junior de Barranquilla, en la temporada 2000. Julio había debutado en 1995 con Santa Fe y ese fue el primer traspaso de su carrera profesional.   

El exarquero de la Selección Colombia añadió que, hasta el día de hoy, muchos hinchas del equipo ‘embajador’ la lanzan improperios en la calle. “Me siguen insultando. Pero como no se les puede decir nada, me toca tirarles besitos para que no digan que los estoy humillando”, indicó. 

Por último, el cartagenero de 45 años aprovechó que estaba tocando el tema de la rivalidad para mandarle un ‘pullazo’ al otro club bogotano. “Santa Fe ha sido superior en estos últimos clásicos que Millonarios, eso es lo que cuenta y lo que a uno lo deja satisfecho”, concluyó.