“Llegó un punto donde pasaba muy seguido y una vez se pasó muy feo delante del grupo, ese día en la charla antes del entrenamiento, me quité el peto y salí, me monté al carro y me fui”, dijo Regnier en una entrevista para el programa de internet ‘Otro podcast más’.

La jugadora, de 25 años, que estuvo en la primera mitad de 2018 en el Junior, aseguró que a pesar de que futbolísticamente quedó “muy en deuda” y no hizo “un buen torneo”, tuvo muchos problemas con Núñez, a quien incluso denunció por acoso.

“Fue un tema bastante grave el tema de acoso y abuso. Es un tipo muy irrespetuoso, tuve muchísimos inconvenientes y estuve a punto de renunciar más de 10 veces por toda las ‘guachadas’ y las barbaridades que me decía delante del grupo”, añadió Regnier.

La futbolista admitió que llegó a pedir la renuncia del entrenador, pero que no fue escuchada por los directivos. “No pude disfrutar tanto ese proceso por un señor que estaba al mando del grupo y fue desastroso”, apostilló.

Núñez, quien fue futbolista profesional, estuvo un par de días en prisión luego de que fuese sorprendido en ropa interior cuando estaba con una menor de 16 años. Sin embargo, un juez ordenó que fuese dejado en libertad por mal procedimiento en su detención.

“Era muy delicada (la situación con Núñez en el Junior) y pues todos lo sabían. Es más, él escribía y mandaba fotos terribles por el grupo que teníamos, que se llamaba ‘Las Tiburonas’. Estaba todo el equipo, la delegaba del equipo, estaba gente también de arriba, de las oficinas y no pasaba nada”, dijo.

Además de haber jugado en el Junior y en el Atlético de Madrid, Regnier pasó por el Rayo Vallecano (2015-2016) y por el América de Cali (2016-2017), así como por el Servette FC de Suiza en 2018.

El caso recuerda al de a fisioterapeuta Carolina Rozo y varias jugadoras de la Selecciónj Colombia Femenina y una de la Sub-17, menor de edad, quienes denunciaron el año pasado acoso laboral y sexual dentro del conjunto cafetero.