Verena y sus padres hablaron con el canal RTVE, en donde dijeron que están agobiados desde hace 6 meses que la joven tose, prácticamente, cada 2 segundos.

La adolescente le dijo a ese medio que casi no sale de su casa porque no quiere llamar la atención en la calle y que, además, tiene problemas para dormir, comer, hablar, entre otras cosas de la vida cotidiana.

Verena García contrajo el coronavirus en octubre de 2020 y aunque lo superó, 6 meses después, sigue tosiendo a cada rato de manera involuntaria, sin saber cómo solucionarlo. Incluso ha tenido que recibir ayuda psicológica para enfrentar este extraño síntoma.

“Cuando sales, la gente te mira, cuchichea, se aparta y eso no es algo que le haga sentir bien a nadie”, dijo García en medio de la tos que casi no la deja hablar. La joven también contó a RTVE que para comer prefiere estar sola porque casi siempre termina expulsando la comida parte de los alimentos.

El único descanso que tiene Verena  de su tos es cuando duerme, pero explica al canal español que conciliar el sueño le es muy difícil. Aunque los síntomas del COVID-19 en la joven fueron leves, “empecé un dolor de garganta y empecé a toser tan fuerte que me caía redonda al suelo”.

“Antes tosía sangre, pero ha llegado un momento en el que mi garganta ha hecho callo y ya no toso sangre”, agregó la joven, que reveló que ella y sus padres están desesperados con la tos, que afecta el nervio óptico y al oído.

Otra secuela que le dejó el coronavirus a la española es la inflamación en sus articulaciones. Detalla que hay mañanas en las que se levanta y sus manos parecen un globo.

Verena García empezará a ser tratada por especialistas desde este sábado primero de mayo, quienes luego de una primera revisión descartaron alergias o tics y creen que es una orden errónea que el cerebro de la joven envía a su cuerpo, finaliza RTVE.

Joven en España tose cada 2 segundos por culpa del coronavirus