A esas cifras negativas suman significativamente Brasil, que ha superado los 400.000 muertos por coronavirus, e India, que bate tristes récords de casos y decesos cada día: en los últimos 7 días, ha registrado 2,5 millones de infectados.

El dato de más de 150 millones de contagios por COVID-19 lo estima un recuento de la AFP a partir de balances oficiales. El número de nuevos casos diarios que ronda los 820.000 es un nivel sin precedentes desde el inicio de la pandemia.

En Brasil, el gobierno anunció el jueves que había habido más de 3.000 muertes en 24 horas y ya se han superado oficialmente los 400.000 decesos. El número de fallecidos aumentó exponencialmente desde inicios del año. El 7 de enero Brasil registraba 200.000 muertos por la pandemia, pero solo hicieron falta 77 días para llegar a los 300.000 (el 24 de marzo) y 37 días para alcanzar los 400.000.

“Tuvimos un impacto importante de las nuevas variantes”, como la P1, explicó a la AFP la epidemióloga Ethel Maciel, de la Universidad de Espiritu Santo (UFES).

Más contagiosa y bajo sospecha de ser más severa, esa variante surgió en la Amazonía, se expandió en todo Brasil y llevó a muchos países a cerrar sus fronteras con el gigante sudamericano.

La lentitud en la vacunación y las deficiencias en la gestión del gobierno de Jair Bolsonaro, que minimizó la campaña y se opuso a confinamientos y medidas de distanciamiento social, son señalados como causas importantes de este desastre humano y sanitario.

(Vea también: Creadores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus denunciarán a Brasil por difamación)

La semana pasada, una comisión parlamentaria (CPI) fue instalada en el Senado para investigar la gestión de la crisis por parte de Bolsonaro y su gobierno, en el cual se sucedieron cuatro ministros de Salud desde el inicio de la pandemia.

El viernes se ha organizado una manifestación contra las políticas gubernamentales en la playa de Copacabana en Rio de Janeiro.

Los responsables de ese genocidio tienen nombre. Bolsonaro abrió la casa y recibió al COVID-19 con hospitalidad. Trató al virus como un aliado. Y deberá pagar por haber atentado contra el pueblo brasileño”, escribió en Twitter el expresidente de izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, que se perfila como principal rival de Bolsonaro en las elecciones de 2022.

Ayuda humanitaria para India por coronavirus

Desde India siguen llegando imágenes desoladoras de cadáveres incinerados de manera precaria y hospitales saturados en los que faltan camas y medicamentos.

Un avión militar estadounidense con ayuda humanitaria de emergencia llegó al país asiático este viernes. El aparato, un Super Galaxy, que transporta más de 400 cilindros de oxígeno y cerca de un millón de test rápidos de coronavirus, aterrizó en el aeropuerto internacional de Nueva Delhi.

Más de 40 países han prometido enviar ayuda urgentemente al gigante de 1.300 millones de habitantes, anunció el ministro de Relaciones Exteriores indio, Harsh Vardhan Shringla.

El viernes, India informó que había registrado un récord de 385.000 nuevas infecciones en las últimas 24 horas y de casi 3.500 muertes.

Europa vive un contraste, pero con advertencia

En Europa, que ya superó los 50 millones de casos y el millón de fallecidos, varios países prevén una flexibilización progresiva de las restricciones.

El jueves, Portugal anunció que reabrirá desde el sábado su frontera con España y dará un paso adelante en su desconfinamiento, autorizando las actividades deportivas en el exterior y permitiendo nuevos horarios de funcionamiento para bares, restaurantes y espacios culturales.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron detalló un desconfinamiento progresivo desde el 3 de mayo hasta finales de junio. En Bulgaria, las discotecas abrieron el jueves, una imagen inédita desde hace meses en Europa.

“No puedo creer que esté en una discoteca después de todo lo que ha pasado. ¡Es como un sueño!”, decía Sabrina, de 22 años.

Pese a la euforia que genera un mínimo retorno a la vida normal, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una advertencia a los países europeos sobre la tentación de bajar la guardia.

“La situación que se vive en India se puede producir en cualquier lugar”, dijeron responsables de la Organización.

¿Juegos Olímpicos sin público?

Los efectos secundarios de la crisis sanitaria mundial siguen apareciendo. Colombia anunció que la pobreza del país afectaba a un 42,5% de la población en 2020 contra el 35,7% en 2019, debido a la pandemia.

Además, este país registró este jueves 505 muertos por COVID-19, la mayor cifra reportada en un solo día desde que irrumpió el coronavirus, según cifras oficiales.

En Argentina, también se registró un récord de 561 fallecidos por COVID-19 el jueves y el canciller Felipe Solá denunció el retraso en los envíos de 22,4 millones de vacunas de AstraZeneca, cuyo principio activo se produce en Buenos Aires y debía envasarse en México.

En el ámbito deportivo, este viernes, Seiko Hashimoto, presidenta del Comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 admitió a la AFP que el gran evento, previsto en julio, corre el riesgo de celebrarse sin espectadores.

Podría haber una “situación en la que no podamos permitir ningún espectador”, reconoció Hashimoto, agregando que los Juegos sólo serán un éxito si los organizadores protegen “por completo” a los atletas y a los ciudadanos japoneses.