Miles de personas participaban en la noche del jueves al viernes en la conmemoración religiosa, en el mayor evento público en el país desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

Las autoridades habían permitido la presencia de 10.000 personas en el recinto de la tumba, pero, según los organizadores, en todo el país se fletaron más de 650 autobuses, lo que supone al menos 30.000 personas. La prensa local estimó la afluencia en 100.000 personas, que estuvieron bailando, cantando y saltando. Así se veía:

De repente, una estampida gigante causó al menos 70 heridos, de ellos una treintena “en estado crítico”, anunciaron el viernes socorristas de Israel.

La cifra de muertos no se ha entregado de manera oficial, pero algunos reportes indican que rodearían los 40 y que podría seguir creciendo.

Estas son algunas de las imágenes:

El desastre ha causado el pánico y los llamados de urgencia a los socorristas que han desplegado helicópteros para evacuar a los heridos.

Y el reporte del jefe del equipo de socorristas, que reportó a decenas de personas lesionadas, muertas; habló del desastre y el trabajo de su equipo:

La peregrinación, que celebra la festividad judía de Lag Baomer, se realiza en Meron, en torno a la tumba de Rabí Shimon Bar Yojai, un talmudista del siglo II al que se atribuye la redacción del Zohar, una obra central de la mística judía.

Luego de la avalancha, Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, calificó como una “terrible catástrofe” el episodio, que además dispara las alertas ante un posible incremento acelerado de casos de coronavirus, luego de que hace pocos días se retirara la obligación de usar el tapabocas en espacios públicos.

Otras imágenes:

La prensa israelí mostró la imagen de una decena de cuerpos inertes alineados en bolsas de plástico rodeados de socorristas sobre una pista de asfalto.