Una investigación hecha por Lovehoney, la importante empresa de juguetes sexuales, que fue difundido por Medical Daily, encontró que las personas inteligentes sí desean tener sexo, pero son pocos los que lo consuman, pues sus prioridades están centradas en temas más importantes.

Al comparar los datos analizados, encontraron que las personas con un IQ más elevado tenían menos encuentros sexuales y, en algunos casos, ni siquiera llegaban a tenerlos, pues varios de ellos eran vírgenes.

Con lo anterior también concluyeron que es probable que los niños más sobresalientes inicien su vida sexual mucho después que sus contemporáneos, esto, debido a que piensan más en las consecuencias del acto y concentran su atención en temas que se les hacen más relevantes.

Aunque el portal especializado no detalla la cantidad de personas que se analizaron para obtener la muestra, ni tampoco su edad, lo dicho lo soportan con algunas cifras obtenidas por Gene Expression:

“El 80 % de los hombres estadounidenses y el 75 % de las mujeres han tenido relaciones sexuales a la edad de 19 años; lo que se compara con el 56 % de los estudiantes de Princeton, el 59 % de Harvard y el 51 % de MIT que tienen una vida sexual activa; además, sobre estos últimos solo el 65 % han tenido sexo”.

Dentro de los datos del portal también destacan el hecho de que personajes como Nikola Tesla, Isaac Newton y Henry Cavendish confesaron en su época que las relaciones sexuales no eran su prioridad.