Desde el estallido de la COVID-19, solo se detectaron casos aislados de bebés infectados con el nuevo coronavirus, sin embargo, este jueves, un grupo de investigadores presentó “pruebas sólidas” que confirman que la madre sí puede pasar el virus al bebé.

Los científicos analizaron los casos de 31 mujeres hospitalizadas debido al SARS-CoV-2 y detectaron la presencia del virus en una placenta, en el cordón umbilical de varias mujeres, la vagina de una mujer y la leche materna.

Identificaron igualmente los anticuerpos específicos del nuevo coronavirus en los cordones umbilicales de varias mujeres, así como en muestras de leche.

Claudio Fenizia, de la Universidad de Milán y autor principal del estudio, declaró que los resultados “sugieren en gran medida” que la transmisión en el útero es posible, aunque es “demasiado temprano para evaluar el riesgo y las consecuencias potenciales”.

Ninguno de los bebés nacidos durante el periodo de estudio dio positivo por COVID-19, indicó el investigador.

Todas las mujeres participantes se hallaban en el tercer trimestre del embarazo, según Fenizia, quien llamó a la comunidad científica a considerar este asunto como “urgente” y a profundizar su investigación.

A inicios de mayo, investigadores de la Universidad de Granada (España) publicaron que las madres infectadas no contagiarían a las bebés, pero que sí podrían tener otras complicaciones.

Los españoles observaron que los neonatos podrían presentar bajo peso al nacer o llegar al mundo de forma prematura, aunque en ese momento no creían en una transmisión vertical (de la madre al feto).