Por lo anterior, Claire Cross, residente de Devon, Inglaterra, rediseñó los ya conocidos tapabocas y agregó una zona de plástico, que deja al descubierto los labios para que las personas sordas puedan leerlos sin problemas y, por qué no, para disfrutar de una sonrisa, explicó BBC.

El medio también comentó que el espacio transparente va delimitado hasta las esquinas de la boca, la parte baja de la nariz y el final del mentón, por lo que es más sencillo analizar los gestos faciales que, por estos días, se están perdiendo dentro del sistema de comunicación humana.

Todo indica que este novedoso implemente será tenido en cuenta en Inglaterra y es recomendado por la Asociación de niños sordos de Reino Unido, pues lo ven como una gran alternativa de inclusión para la comunidad sorda.

Cuando le digo a la gente que leo los labios, tienen que tocarse la cara y retirarse la mascarilla para comunicarse conmigo”, explicó Gail Convay, de 59 años, al informativo.

Estas fueron las imágenes de como luce la pieza de bioseguridad, que fueron compartidas por BBC: