Según un estudio de la revista científica ‘Sleep Health’, de la National Sleep Foundation, se examinaron los factores genéticos, psicológicos y ambientales que son indispensables para la regulación del sueño.

  1. Tomar alcohol

Investigaciones arrojan que ingerir estas sustancias reducen el sueño y generan interrupciones durante la segunda mitad de la noche, provocando que el descanso no se dé en su totalidad.

2. Ver televisión

A pesar de que algunas personas se quedan dormidas mientras ven televisión, los expertos afirman que la luz de las pantallas afectan la calidad del sueño.

3. Dormir solo 5 horas

Los individuos que duermen menos de 5 horas al día, con el paso del tiempo, tienden a padecer problemas cardiovasculares, metabólicos, mentales e inmunológicos. De acuerdo con expertos, lo recomendable es dormir al menos 7 horas.

4. Dormir en exceso

Existen varios estudios que relacionan a los adultos que duermen más de 8 horas con una mayor mortalidad.

Sin embargo, en el caso de los niños es importante que duerman más de ocho horas, para que descansen y tengan un mejor desarrollo.

5. Dormir en cualquier lugar

Quedarse dormido en cualquier parte puede ser señal de apnea obstructiva del sueño, una enfermedad que ocasiona varios accidentes automovilísticos.

6. Dormir en diferente horario

Se ha comprobado que los trabajadores que tienen turnos nocturnos duermen en menor cantidad que los que trabajan en horas de la mañana.

Esto puede aumentar el riesgo de tener enfermedades como diabetes y depresión.

7. Aplazar la alarma

Las interrupciones de sueño no son buenas, porque causan disminución de la flexibilidad mental y alteraciones en el estado de ánimo.