Human Reproduction, revista especializada en salud sexual, compartió el estudio en el que se asegura que, pese a la comodidad que proporciona un bóxer, este tipo de ropa interior afecta la concentración de espermatozoides.

La investigación, hecha por la Universidad de Harvard, descubrió que, luego de analizar a 656 sujetos, los hombres que usan calzoncillos anchos tienen una mayor cantidad de esperma.

Los participantes estudiados, que tenían entre 18 y 56 años, buscaron tratamientos de fertilidad entre 2000 y 2017, y de ellos se recogieron muestras de semen y sangre; además, respondieron algunas preguntas relacionadas con el estilo de prendas que usaban frecuentemente.

El 53 % de los analizados aseguró que usaba calzoncillos anchos, y especialmente en ellos hallaron un 25 % más de espermatozoides y 33 % más de esperma al eyacular; en el 47 % restante encontraron alteraciones negativas en los espermogramas.

“Pudimos encontrar un mecanismo compensatorio por el cual la producción desminuida de esperma relacionada con el tipo de ropa interior envía señales al hipotálamo para aumentar la secreción de gonadotropina, una hormona que actúa sobre los testículos y que se refleja en el aumento de los niveles de foliculoestimulante (FSH)”, acotó la científica Lidia Mínguez.

Cabe mencionar que aunque los datos dejan mucho que pensar, hay factores como la alimentación, el tabaquismo, el consumo de alcohol y hasta estrés que alteran la producción de esperma.