Un usuario le preguntó a los expertos de la revista Men’s Health si era el culpable de que a su novia le hubiera dado una infección urinaria, pues ella lo acusaba de ser el responsable, a lo que le respondieron que no es tan así, pues las bacterias que se alojaron allí también pueden ser de ella.

Esta afección ocurre cuando organismos externos, ya sea de su pareja o propios, se meten en la uretra y alteran la zona. Algunos especialistas llaman a esto “cistitits de luna de miel”, pues ocurre cuando las parejas tienen sexo a menudo.

El exceso de lubricación en los órganos sexuales aumenta el riesgo de padecer una infección. Sin embargo, no es algo de lo que se deba alarmar. Aunque la infección puede ser incómoda, el tratamiento en la mayoría de los casos es sencillo.

Según el medio, la mejor forma de evitar que esto ocurra es que la mujer orine antes y después de tener sexo, pues así se eliminarán las bacterias que pudieron llegar en el acto.