De los 39 millones de dosis de la vacuna anticovid que se han administrado ya en el planeta, solamente 25 (es decir, un 0,00006 por ciento) han sido inoculadas a personas en países pobres, criticó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien pidió un reparto más justo.

Por ello, según Ghebreyesus, el mundo se enfrentaría a un “catastrófico fracaso moral”, si los países ricos acaparan las vacunas contra el coronavirus en detrimento de las naciones pobres.

“Debo ser franco. El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de este fracaso será pagado con vidas en los países más pobres del mundo”, expresó el director de la OMS.

En un discurso en la apertura de un consejo ejecutivo de este órgano de la ONU en Ginebra, criticó la actitud “egoísta” de los países ricos y a los fabricantes de vacunas que buscan la aprobación reglamentaria de los países prósperos en lugar de someter sus datos a la OMS para obtener una luz verde a escala mundial para la utilización de la vacuna.

El jefe de la OMS, que considera que está en peligro un acceso equitativo en todo el mundo a la vacuna, afirmó que 39 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus ya se administraron en al menos 49 países ricos.

Al mismo tiempo, “solamente 25 dosis han sido administradas en uno de los países con ingresos más bajos. No 25 millones, no 25.000, apenas 25” se lamentó.

La OMS y la Alianza para la Vacunación (GAVI) han implementado el mecanismo Covax para distribuir vacunas anticovid a los países más pobres, pero el sistema padece la tendencia de los países ricos de mirar para sí mismos, así como de una falta de financiación.

La reciente emergencia de variantes del coronavirus altamente contagiosas hace que el despliegue rápido y equitativo de las vacunas sea aún más importante”, insistió Tedros.

“No sería justo que adultos jóvenes y sanos en los países ricos se vacunen antes de que puedan hacerlo trabajadores sanitarios y personas mayores en los países más pobres… Habrá dosis para todos, pero ahora debemos actuar como una gran familia para dar prioridad a los que están en más riesgo”, agregó.

Pese a las desigualdades, Tedros aseguró que aún no es tarde para revertir la situación, y pidió a la comunidad internacional “trabajar conjuntamente para que en los 100 primeros días de este año la vacunación de trabajadores sanitarios y personas mayores esté en marcha en todos los países”.

El objetivo de la OMS es suministrar dosis para el 20 % de la población de los países que participan en Covax antes de fin de año. La agencia de la ONU espera enviar las primeras vacunas a fines de enero o en febrero.

Desde que fuera detectado en China a fines de diciembre, el nuevo coronavirus ha causado la muerte de más de 2 millones de personas, según datos oficiales, cifra sin duda inferior a la realidad.