Nadie estaba preparado para afrontar la pandemia, pero algunas personas se han adaptado mejor, y en muchos casos ha sido gracias a que han contado con circunstancias favorables para ello.

Entre esas circunstancias, muchas dependen de la compañía con la que cuenten. Si hay un buen clima en su hogar, será posible sobrellevar una cuarentena de manera mucho más armoniosa, y esto no es ningún secreto. Lo que también favorece que esto pase es que uno de los miembros de la familia sea una mascota, llámese perro, gato o cualquier otro animal doméstico.

¿Qué mejor momento que el día internacional del gato para resaltar las bondades de que esa mascota sea un felino? He aquí algunas razones que esgrime el Huffington Post en circunstancias normales, pero que caen muy bien para la coyuntura actual:

  1. Ayudan a evitar que la mente y el cuerpo padezcan algunos males, e incluso pueden combatir la depresión. Por ejemplo, el Post cita estudios según los cuales los maullidos de los gatos “ayudan a reducir el estrés del dueño, así como su tensión arterial”, algo que incluso ayudaría a personas infectadas pues se sabe que el coronavirus afecta de manera importante a personas hipertensas. Asimismo, señala que ayudan a mantener sano el corazón.
  2. Siguiendo a ese medio, los gatos también ayudan a conciliar el sueño y promueven las pausas y el buen descanso; algo que a muchos trabajadores se les dificulta haciendo teletrabajo.
  3. Los gatos también alivian la sensación de soledad, prosigue el portal, lo que no solo aplica para quienes viven solos, sino que también sirve para que haya mejores climas de convivencia en hogares de más personas que, en muchos casos, han comenzado a experimentar conflictos debido al encierro.
  4. Son un ejemplo de conducta, pues equilibran momentos de completa calma con otros de desenfreno total, añade el Huffington Post. Esto impulsa a que quienes los rodean se contagien y salgan de la monotonía.

A las anteriores, podemos añadirles otros cuatro puntos que aplican más específicamente al confinamiento y la cuarentena:

  • Los gatos son independientes, de manera que sus amos no necesitan estar todo el tiempo detrás de ellos para sacarlos a pasear o para limpiarlos, pese a que hay algunos que requieren mimos con mayor asiduidad.
  • Están presentes, pero no son tan invasivos, de manera que las personas pueden llevar a cabo casi todas sus labores cotidianas sin siquiera reparar en ellos. Por supuesto que hay algunos que adoran sentarse en el regazo de los humanos o explayarse sobre un computador portátil, pero estas conductas no suelen molestar a sus dueños.
  • De lo anterior se desprende que su conducta apacible permita sacar a las personas de estados tensos o preocupados. El tener un gato puede ser una buena terapia contra el agobio al que muchas personas se han visto sometidas durante la pandemia, ya sea por encierro, incertidumbre o simple aburrimiento.
  • Su presencia en un hogar obliga a sus dueños a ser más aseados; algo que es sabidamente necesario durante la pandemia. Asear al gato por lo menos obliga a su amo a pensar en hacer lo mismo consigo mismo.

Por esto, y mucho más, ¡feliz día gatitos!