Luego, señala la revista Alcohol and Alcoholism, a los 19 voluntarios, escogidos por haber experimentado fuertes síntomas del guayabo, les dieron aleatoriamente tabletas con un placebo o L-cisteína.

El experimento arrojó resultados positivos, según la revista. Para las náuseas y el dolor de cabeza los resultados se vieron con una dosis de L-cisteína de 1200 miligramos, mientras que para el estrés y la ansiedad bastó con una dosis de 600 miligramos.

La L-cisteína, indica Alcohol and Alcoholism, reduciría o eliminaría los síntomas de guayabo, como náuseas, dolor de cabeza, estrés y ansiedad, después de una noche de copas.

“En conjunto, estos efectos de la L-cisteína son únicos y parecen tener un futuro en la prevención o el alivio de estos síntomas dañinos, así como en la reducción del riesgo de adicción al alcohol”, finaliza el medio especializado.