El portal Make it, señala que este método resulta gratuito, fácil y está disponible para todos. Simplemente se debe tener contacto con la naturaleza por 20 minutos, tres veces a la semana.

Según el estudio, los participantes debían escoger un lugar al aire libre donde se podían sentar o caminar. Sin embargo, no se les permitía hacer ejercicios aeróbicos, mirar las redes sociales, recibir llamadas telefónicas, tener conversaciones y leer.

“Los profesionales de la salud pueden usar nuestros resultados como una regla empírica basada en la evidencia sobre qué poner en una receta de ‘píldora de la naturaleza’”, afirmó la Dra. Mary Carol Hunter, profesora asociada de la Universidad de Michigan y autora principal de la investigación.

Finalmente, los investigadores midieron los niveles de estrés, antes y después del tratamiento, y descubrieron que esta hormona (cortisol) se manejaba a un ritmo más lento luego de pasar tiempo con el medio ambiente.