“Se trata de algo que hemos visto a menudo pero desde un barco, pero con el dron hemos podido obtener este punto de vista especial”, dijo Leigh Torres, profesora y especialista en vida marina de la Universidad de Oregón, a The Huffington Post.

Aquí vemos cómo el animal reconoce que hay un gran banco de krill ante él… se gira de lado, se impulsa con la aleta, abre la boca y se lanza por él. Es una secuencia increíble. El video muestra cómo eligen lo que van a comer”.

La ballena azul es el animal más grande del planeta (puede llegar a pesar hasta 180 toneladas) y se alimenta con grandes cantidades de pequeñas especies marinas, entre ellas el krill, su mayor fuente de nutrientes.

El artículo continúa abajo

Torres explicó que este video es una buena pista para entender cómo y por qué las ballenas azules deciden alimentarse, pues deben gastar una gran cantidad de energía solo para abrir su boca.

“Cada vez que una ballena azul abre su boca es como poner los frenos, así que estos animales deben tomar decisiones acerca de para qué vale la pena abrir la boca”.

Señaló que la ballena del video acelera hasta unos 10 kilómetros por hora, pero que al separar sus mandíbulas disminuye la velocidad a 2 kilómetros por hora, para devorar a sus presas. Más adelante atraviesa otro banco de krill, que no vale la pena, por ser más pequeño.