En ese sentido, alerta esa organización, se podrían generar diferentes riesgos para la salud de los adolescentes, entre ellos, atrofiar el cerebro.

Según ese estudio, los menores que consumen trago pueden aumentar 4 veces el riesgo de presentar problemas de consumo a futuro tanto de alcohol como de sustancias alucinógenas, cita Noticias Caracol.

Adicional a esto, el informe de la Corporación dice que a estos jóvenes a futuro se les podría hacer más difícil aprender o retener información.

Sobre el tema, la directora de Incidencia de RedPapaz, Angélica Claro, aclaró que los cerebros de un adolescente y de un adulto no son iguales, entre otras cosas, porque el del primero no está completamente desarrollado.

“Cuando un adolescente se toma un solo trago está dañando el desarrollo normal del cerebro, particularmente de la corteza prefrontal (la que está en la frente). Atrofia el raciocinio, el buen juicio, la toma de decisión, la capacidad de parar y decir ‘no tomo más’”, explicó la doctora Claro a Noticias Caracol.

Sumado a esto, advierte, a los jóvenes que toman trago se les afecta la memoria, es decir, no retienen la misma información.

Claro también trae a colación un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la problemática de consumo de alcohol en Colombia.

“Nos dice que esto es muy problema serio de salud pública, Colombia comparado con otros países de América está mucho peor por la cantidad de adolescentes que tiene en edad secundaria que consumen alcohol, casi menos de la mitad de los adolescentes consume alcohol antes de los 14 años”, alerta.