Lindsay McKenzie, dueña de TJ, aseguró a Rumble que él es “un gato amistoso muy feliz”, pero que al observar a la serpiente “no tenía idea de qué pensar” sobre ella. Agregó que el felino es “muy expresivo” y en ese momento lucía “preocupado” porque nunca había visto a un animal de estos.

Daily Mail indicó que la serpiente estaba en la veterinaria porque probablemente su dueño la llevó a una revisión.

El artículo continúa abajo

Aunque en redes algunos usuarios comentaron que al parecer el gato quedó petrificado de miedo por la serpiente, la mayoría se divirtió con su reacción al considerar que lo único que expresaba era asombro.

A continuación puedes ver las imágenes: