El abuelo, identificado como Samuel Pérez Arroyo, de 78 años, dio su versión de los hechos luego de que esas imágenes se viralizaran. Según su testimonio a El Sol de Puebla, recogido por Excélsior, su familia no lo abandonó, sino que en ese momento iba en un Uber y el conductor quiso cobrarle de más.

Samuel indicó que discutió con el chofer y luego decidió bajarse del vehículo porque no tenía más dinero. “[El conductor] me ofreció una silla para sentarme ahí, pero me caí; traté de tenerme, pero no me pude parar”, agregó él.

Al percatarse de que Samuel estaba tirado en el andén, habitantes de la zona se comunicaron con la policía. La hija del anciano lo recogió y, en entrevista con el mismo medio, ella aseguró que para ese momento su padre se dirigía a su casa. Aunque la familia insistió en recogerlo, él quiso irse solo.

Excélsior señaló que para descartar que la familia de Samuel lo estuviera maltratando, las autoridades lo visitaron en la casa y constataron que él vive en “buenas condiciones”.

Estas son las imágenes que indignaron a varios internautas: