Arron Piekarski comentó al Daily Mail que salió a pescar camarones con su padre cuando vieron al animal, que estaba rodeando la parte trasera del barco.

En la grabación se ve cómo el enorme animal salta del agua e intenta morder la caja negra en la que estaba almacenado el alcohol.

Al no poder arrancar la caja con sus filosos dientes, desiste y se sumerge en el agua esperando otra oportunidad.

Según Piekarski, el tiburón se quedó alrededor de unos 5 minutos dando vueltas cerca del barco, comentó al medio inglés.

“Cada vez que pasaba, mordía el motor, el costado del bote o la parte trasera de la embarcación”, comentó Piekarski al mismo medio.

Agregó que al ver al tiburón sintió una adrenalina que le recorrió todo el cuerpo.

“Tuvimos una experiencia similar hace un par de años; estamos emocionados de haber obtenido estas buenas imágenes”, finalizó Piekarski.