A pesar de que el conductor puso luces de advertencia y el carro viajaba a una velocidad lenta por una carretera de Guizhou (China), se ve al canino notablemente cansado. 

De acuerdo con algunos testigos, el taxista estaba cortando el tráfico y cambiando de carril sin tener en cuenta la seguridad del perro, indicó el medio Kan Kan News, información que cita el Daily Mail. 

El medio inglés aseguró que el canino corrió detrás del auto por más de un kilómetro. 

Un portavoz de la compañía de taxis afirmó a los medios que el percance ocurrió en un día lluvioso y que el conductor decidió amarrar al perro de esta manera porque no quería que se le mancharan los asientos.

“El conductor no quería poner al perro en el maletero o en el asiento trasero. No se dio cuenta de que sus acciones podrían dañar al animal”, indicó el portavoz. 

Agregó que la compañía suspendió al conductor por 3 días por “comportamiento incivilizado” y “conducción peligrosa”.