Hoy me sentí mal por mis pacientes en urgencias cuando entré en la habitación con la cara cubierta. Una sonrisa tranquilizadora hace una gran diferencia para un paciente asustado. Así que hoy hice una placa laminada gigante para que mis pacientes puedan ver una sonrisa reconfortante y tranquilizadora”, publicó el pasado 4 de abril Rodríguez en su cuenta de Instagram, junto a la foto que evidencia lo dicho.

Desde entonces, la publicación del galeno ha recibido cientos de comentarios felicitándolo por tan linda iniciativa y cuenta con casi 37.000 ‘me gusta’.

Qué reconfortante es ver la cara de tu doctor cuando estás enfermo, gracias por esa sonrisa tranquilizadora que le regalas a tus pacientes”, le escribió un seguidor.

Sin embargo, Robertino Rodríguez, quien trabaja en el hospital mencionado como terapeuta respiratorio con pacientes con COVID-19, nunca se imaginó que su idea fuera a calar entre tantos profesionales de la salud.

Me inspiró @captain_wolf82. Quería darle un toque personal al cuidado de los pacientes a través de mi EPP. Espero que nuestros pacientes sepan que hay una sonrisa tranquilizadora debajo de esta máscara, y que estamos aquí para ayudarlos”, escribió, por su parte, la doctora Peggy Ji, del servicio de emergencia de Los Ángeles, California.

Los EPP son las siglas de Equipo de Protección Personal, un uniforme especial que usa el cuerpo médico para crear una barrera entre el profesional y los microbios o virus, explica la BBC.

Robertino Rodríguez, a pesar del duro trabajo y la dura situación por la pandemia, se ha mostrado feliz en su Instagram al ver que muchos de sus colegas han replicado su iniciativa, por lo que ha usado dicha red social para compartir más fotos de médicos con sus fotos sonriendo puestos en el uniforme.