Vicky Winstanley, madre del niño, contó que se dio cuenta del cansancio de su hijo y de que a él se le estaba dificultando recordar cosas de corto plazo; sin embargo, no pensó que esto se debiera a que él jugaba Fortnite hasta altas horas de la noche, informó The Sun.

Aún así, preocupada por la salud del menor, ella lo llevó al doctor. Este le dijo que tal vez se trataba de un virus y que lo mejor que él podía hacer era descansar, indicó el medio británico.

La mujer aseguró que el niño, identificado como Nathan, descansaba jugando en su Xbox, lo que, por supuesto, hizo que su condición empeorara. De acuerdo con el periódico inglés, ella solo se dio cuenta de que el videojuego estaba afectando la salud de su hijo cuando lo encontró a él inconsciente en su habitación.

Ese día, indicó el mismo medio, ella fue a despertarlo en la mañana y lo vio como si tuviera “algún tipo de ataque o convulsión”. Según la mujer, Nathan “se había desmayado por completo” y ella no pudo despertarlo, así que, luego de unos 15 minutos, llamó a una ambulancia.

En el hospital, los médicos le dijeron que Nathan estaba sufriendo de cansancio crónico debido a que pasaba demasiadas horas jugando en su Xbox.

Daily Mail señaló que la madre ha sido criticada por cientos de personas porque, a pesar de la adicción que su hijo demostró con Fortnite, ella aún le permite jugar otros videojuegos como Call of Duty.

La mujer se defendió manifestando que ella le pone límites a sus horarios y que Nathan ya es consciente del daño que los videojuegos le hacen a su salud, concluyó el medio.