En seguida, el sujeto escondió el papel en la tapa de una caja de su caña de pescar, la cual se encontraba en una casa que había alquilado en Cornamona, informó The Guardian.

Poco después, a Collins lo pillaron con 2.000 euros en cannabis en su carro, por lo que fue arrestado y condenado a 5 años de prisión, indicó el diario británico. El medio agregó que el dueño de la vivienda en Cornamona decidió botar a la basura todas las pertenencias del narcotraficante, incluyendo la caja de la caña de pescar.

Aunque las autoridades se dirigieron al relleno sanitario a donde llegaron las cosas de Collins, los empleados de ese vertedero explicaron que todos los desechos se enviaban “a Alemania y China para ser incinerados”, de ahí que las contraseñas del narco se hubieran perdido, señaló The Irish Times.

Citado por ese medio, el traficante manifestó que lo ocurrido es “un castigo por su propia estupidez”.

El medio también reportó que el irlandés tenía más bitcoins en otras cuentas, pero eran pequeñas cantidades y la policía pudo acceder a ellas. En total, de acuerdo con The Irish Times, las autoridades le confiscaron 1,5 millones de euros en bitcoins a Collins.