De acuerdo con Evans, este martes soñó que estaba sentada en el asiento de un tren con su esposo Bob Howell, cuando unos sujetos desconocidos se les acercaron y al parecer, tenían intenciones de robarlos.

Howell le pidió a su mujer que ingiriera el anillo con un vaso de agua para engañarlos.

En medio de su pesadilla, Evans no se percató de que efectivamente se tragó la argolla de boda.

“El miércoles por la mañana, me di cuenta de que mi anillo no estaba en mi mano y tuve que despertar a Bob y decirle que me lo había tragado. No me creyó, enseguida nos reímos bastante”, indicó Evans en la publicación.

A lo anterior, agregó: “Llamé a mi mamá y se rió hasta llorar. Busqué en Google “adulto traga anillo”, ya que los niños lo hacen todo el tiempo, pero al parecer es menos común para los adultos”.

Evans indicó que al no encontrar el anillo decidieron ir al hospital para saber si estaba en su cuerpo.

Allí, le confirmaron que la sortija estaba en su estómago al verla en unas radiografías; el mismo día los médicos se la extrajeron.

“Todo salió muy bien, hallaron el anillo más allá de mi estómago, específicamente en mi intestino”, indicó la joven en la red.

La publicación se volvió viral y ya tiene más de 113.000 ‘me gusta’.