Ella esperó ese tiempo debido a que no experimentó dolor ni molestias en el estómago, y porque creyó que sería un problema ir al hospital, pues justo en esos días se celebraba el Festival de Qingming, informó Daily Mail citando medios locales.

Tras hacerle una radiografía, los doctores descubrieron que la mujer tenía atorada la cuchara en su duodeno (parte del intestino delgado que ayuda a seguir digiriendo los alimentos). Para extraerla, ellos tuvieron que hacerle una endoscopia, indicó el diario británico.

El procedimiento duró alrededor de 10 minutos, y poco después los médicos le dieron el alta a la paciente, quien solo quedó con una pequeña hinchazón en el duodeno, agregó el mismo medio.

A continuación puedes ver imágenes de la cuchara atorada en el cuerpo de la mujer: