En declaraciones al medio The Mirror, Ivanova agregó que se inyecta ácido hialurónico en los labios para que sean como los de la muñeca y los “rellena” cada vez que comienzan a reducir su tamaño.

Aunque no dijo cuánto se ha gastado en los procedimientos estéticos, el medio estima que ha invertido miles de euros.

Según Ivanova, siempre ha querido parecerse a Barbie desde que sus padres le regalaron una. 

“Desde que era pequeña, amaba a Barbie y soñaba con parecerme a ella un día”, comentó al mismo medio.

En su cuenta de Facebook, Ivanova ha compartido su transformación a pesar de que varios usuarios la han criticado por su obsesión.

Ante los cuestionamientos, la joven indicó al medio inglés que es una elección personal y que nunca he tenido miedo de expresarlo.

“Todos tienen el derecho a vivir y verse como quieran; no es necesario que todos se ajusten a un estándar impuesto por otras personas”, puntualizó.