Durante un poco más de 6 años, entre diciembre de 2011 y enero de 2018, la mujer transfirió dinero para su beneficio desde la cuenta de la compañía de sus jefes, quienes tenían una “pequeña empresa de ingeniería”, informó Daily Mail.

En total, Alison les robó 144.589 libras esterlinas, equivalentes a 604 millones de pesos. Con ese dinero, ella también compraba champaña para acompañar sus almuerzos, indicó el diario británico.

De acuerdo con el medio, ese robo se descubrió luego de que un jefe de la mujer sospechara de la lujosa vida que ella llevaba: el hombre investigó y se dio cuenta de los pagos ilícitos que Alison realizaba. Él la confrontó antes de denunciarla.

Este martes, ella fue condenada a 2 años y medio de prisión, luego de que se declarara culpable de fraude por abuso de poder, agregó el rotativo inglés.

Daily Mail señaló que, por fortuna, el robo de Alison no perjudicó a ningún empleado de la compañía para la que trabajaba.