De negligencia acusan a ese centro médico Diego Nieto y Silvina Pereyra, los padres de la joven que murió el lunes porque los médicos no la trataron al estar enfocados en los pacientes de COVID-19, publica el canal de televisión El Doce.

Pereyra contó en ese medio el calvario que sufrió su hija, que cayó en coma y pasó 10 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) antes de fallecer. Según denunció, su hija, docente de profesión, fue al hospital porque tenía fiebre, vómito y diarrea, pero le dijeron que no volviera si no se trataba de coronavirus.

La primera vez que Pamela acudió al centro médico fue el pasado 4 de abril, cuando tenía vómitos y 38 grados de fiebre. Sin embargo, el doctor que la atendió le dio un medicamento para las nauseas y paracetamol para la fiebre, indica ese canal.

“Pero le dijo que no era coronavirus. Que no vuelva si no tenía COVID-19”, expresó su papá a El Doce.

Al siguiente día, Pamela Nieto empeoró y regresó al hospital de La Falda en compañía de sus padres. Otra médico la revisó y le dijo que se trataba de un problema en el hígado, sin ni siquiera revisar su historia clínica y ver que hace 3 años le habían practicado un trasplante de riñón, detalla el mismo medio.

La galena le inyectó suero ante la queja de la madre, pero se rehusó a tomarle muestras de sangre y otra vez la mandaron a su casa. Para el lunes 6 de abril, a la fiebre y los vómitos se le sumó la diarrea, por lo que tuvo que asistir una vez más al hospital de La Falda, ya que por la ausencia de transporte por la cuarentena no podía ir a otro, señala El Doce.

Por tercera vez no atendieron de manera adecuada a la docente, pues otro médico se dejó llevar por un examen que Pamela se había practicado el 4 de marzo y que indicaba que era gastroenteritis.

Lastimosamente, 2 días después la salud de la joven empeoró más, e incluso empezó a perder la audición. Al verla tan mal, la ingresaron a urgencias.

“Me dijo (el doctor): ‘Están muy mal los análisis y la tengo que trasladar porque necesitamos más complejidad’, y nos llevaron al Hospital Tránsito Cáceres de Allende. Quedó en coma inducido y conectada al respirador automático. Nunca más volvió”, dijo la mamá a El Doce.

Finalmente, Pamela Nieto falleció, por lo que el último médico del hospital de La Falda que la atendió le pidió perdón a los padres por la mala atención, mientras que el director de ese centro médico se comprometió a hacer una investigación interna para identificar qué ocurrió.