En días pasados, Roberta Clark, de 20 años, le escribió a su jefe para decirle que difícilmente llegaría a su trabajo por las duras condiciones climáticas, pues Glasgow ha sido azotada por la lluvia y fuertes nevadas durante este año, publica el diario Daily Mail.

Pero realmente Clark viajaba en ese momento hasta Cumbernauld, donde iba a celebrar la fiesta de revelación de sexo del bebé de una amiga cercana, indica el mismo medio.

Lastimosamente para la británica, en el intento de mostrarle a su novia que en la fiesta había champaña, terminó enviándole una foto a su jefe, que de inmediato se dio cuenta de que lo había engañado, con el mensaje “desafíame a hacer estallar esto”.

“Mi novia le envió un mensaje de texto a su jefe hoy diciendo que estaba atrapada en algún lugar por la nieve y accidentalmente le envió esto”, escribió la pareja de Roberta en Twitter, junto a un pantallazo de la conversación.

Al darse cuenta de que se había equivocado, la joven se apresuró y le admitió a su jefe que había mentido y que estaba en otro lugar de fiesta.

“Lo siento, iba a enviar este mensaje a otra persona. Estoy en una revelación de sexo de un bebé, lo siento, no era para ti”, le escribió apenada Roberta Clark a su superior.

Sin embargo, la joven mentirosa tuvo suerte con la reacción de su jefe, que no se lo tomó mal y simplemente lo dejó pasar.

“¡Nos vemos mañana!”, le respondió el jefe, según contó la pareja de la británica, aunque se desconoce si al otro día la regañó por mentirle y no ir a trabajar por estar de celebración.