El tesoro, que también incluía lingotes de plata, había sido enterrado por un guerrero vikingo en Herefordshire (Inglaterra), informó The Guardian y añadió que Powell y Davis lo sacaron ilegalmente de un terreno privado.

El mismo medio indicó que los hombres intentaron vender el tesoro, en el que hay joyas que datan de los siglos V al IX, y cuyo valor se estima en más de 3 millones de libras esterlinas (más de 13.000 millones de pesos).

Según el diario británico, el tesoro también contenía 300 monedas anglosajonas, pero las autoridades solo pudieron recuperar 30. Entre estas hay dos que representan a los reyes Alfredo el Grande de Wessex y Ceolwulf II de Mercia; cada una de esas monedas fueron valoradas en 100.000 libras esterlinas (casi 440 millones de pesos), reportó el mismo rotativo.

Gareth Williams, experto del Museo Británico, manifestó a The Guardian que Powell y Davis habrían sido muy bien recompensados si hubieran declarado el hallazgo.

Como no lo hicieron, los hombres fueron declarados culpables de robo y sentenciados a varios años de prisión, reseñó Daily Mail. El diario especificó que Powell fue condenado a 10 años de cárcel (por tener un papel “principal” en el robo), mientras que Davis, a 8 años y medio.

Para ver fotos del tesoro, haz clic en este enlace.