El examen reveló que el hombre, identificado solo con su apellido, Li, tenía un misterioso objeto en su duodeno (parte del intestino delgado). Ante esto, el paciente dijo que posiblemente se trataba de un cepillo de dientes que se comió hace 20 años, informó NDTV.

Los doctores le hicieron una endoscopia a Li y se dieron cuenta de que, efectivamente, tenía un cepillo de dientes de 14 centímetros de largo en su estómago, por lo que procedieron a operarlo, indicó el medio.

El paciente les contó a los doctores que se comió el cepillo hace 20 años cuando cayó en depresión, luego de enterarse de que tenía VIH. Li intentó suicidarse en ese momento ingiriendo el cepillo, agregó el portal.

“Hace mucho que olvidé del cepillo de dientes; asumí que se había expulsado por sí solo”, manifestó Li, según NDTV.

Liu Jialin, cirujano de Li, señaló que el cepillo de dientes pudo permanecer en el estómago del paciente durante varios años “antes de pegarse en el conducto biliar y causar inflamación y dolor”, recogió el medio.

El doctor también indicó que Li tuvo suerte de que el cepillo no tocara el hígado, pues en ese caso hubiera podido provocar “una infección mortal”.