En declaraciones a medios locales, Hassan afirmó que tomaron la decisión de cuidar al animal porque la madre del felino no pudo darle leche cuando nació, rescató el Daily Mail.

“Lo hemos estado criando como nuestro hermano. Lo llamé Simba y es un león muy manso. Ahora tiene 26 meses”, comentó Hassan.

Agregó que no tiene miedo de que el león lo ataque algún día porque lo considera como su “bebé”. 

“He puesto mis manos en su boca y a él le encanta eso”, comentó Hassan.

El medio inglés destaca que los hermanos Hussain tiene un vínculo tan fuerte con el animal que lo llevan a pasear en su vehículo como si fuera una mascota común.

Hassan aclaró que si Simba está con alguien que conoce, no hay peligro; pero si llega una persona desconocida a la casa, tiene que quedarse medianamente quieto para no ser atacado.

“Si gritan o corren, entonces él podría morder”, comentó Hassan a los medios locales.

Según el medio británico, en Pakistán existen permisos especiales para tener animales salvajes a pesar de que están en peligro de extinción en la región.