Durante ese tiempo, la alumna, identificada solo como Victoria, pudo presentar sus exámenes finales, entregar trabajos y participar en algunas actividades con la Banda de Guerra de la institución, informó El Diario de Chihuahua.

Lo anterior ocurrió entre el 11 y el 14 de junio de este año, justo cuando terminaba su año escolar. Días después, Jesús Suárez, papá de la menor, fue a inscribirla para el grado octavo, pero fue en ese momento que la directora, Rita Rodríguez, le comentó que su hija estaba expulsada del colegio, indicó el medio.

Según el mismo periódico, el hombre llevó el caso ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y argumentó que lo ocurrido vulneró el derecho de su hija a tener acceso a la educación.

Francisco Javier López Flores fue el encargado de analizar la situación con Victoria y resolvió que los memes y ‘stickers’ que hizo la alumna eran motivo suficiente para su expulsión.