En las imágenes, se observa cómo el conductor tiene la cabeza hacia abajo, dormido, mientras la copiloto descansa recostada en el asiento.

“Nunca había visto nada tan raro. Me pareció haber visto a una persona durmiendo al volante, por lo que volví a mirar y allí estaba ese tipo con la cabeza entre las piernas y totalmente dormido”, comentó la motociclista, identificado como Dakota Randall, al medio Boston 25 News.

Agregó que pitó en varias oportunidades para intentar despertar al conductor y la copiloto, pero no tuvo éxito.

De acuerdo con Randall, en ese momento iba a una velocidad de 97 kilómetros por hora. 

Al volverse viral el hecho, la compañía explicó al medio estadounidense que el vehículo del video es un Tesla X que tiene un sistema de conducción autónomo, pero es necesario que el conductor tenga las manos en el volante. 

“En velocidades de autopista, los conductores generalmente reciben advertencias cada 30 segundos o menos si no se detectan sus manos en el volante. Los datos de nuestro informe trimestral de seguridad indican que los conductores que usan el piloto automático experimentan menos accidentes que aquellos que operan sin asistencia”, explicó la empresa al mismo medio.